Fracaso en 1ra vuelta de la “ola verde” colombiana

Comencemos con la mini entrevista de Spencer a Sifuentes:

Antes del 30 de mayo, las redes sociales y las herramientas comunicativas que aprovechan la internet estaban cogiendo un impulso importantísimo: el mito de una campaña política online “efectiva” estaba surgiendo. Con una propaganda basada en redes sociales, Antanás Mockus ponía en peligro al sucesor de la política uribista en Colombia. ¡Increíble!

El entusiasmo estaba en el aire y prácticamente todos los que seguían de cerca la campaña electoral respiraban la ola verde, hasta que a la hora de cerrarse las urnas, al lado del nombre de Santos se dibujaba un enorme y anaranjado 46%, mientras un pequeño 21% verde figuraba al lado del candidato girasol.

Encuesta Napoleón Franco publicada el 9 de mayo. Al parecer se dice una cosa y se marca otra.

Explicaciones y razones sobran: que el voto rural pesó sobre el urbano, que el apoyo a la política de Uribe ante las FARC, que Mockus metió la pata en los debates, y demás etcéteras (véase pie de página). Aquí busco resaltar esa quimera temporal de la propaganda 2.0.

“Ah, el Partido Verde ha twiteado algo interesante, y Antanás tiene más de 700 000 fans en el Facebook. Bueno, diré que “Me gusta” y lo apoyaré”. Incluso encuestadoras de renombre se tragaron el cuento. Se pronosticaba, por la alta participación en redes sociales, una votación libre donde participaran el 70% de colombianos y donde el 50% que utiliza internet se dejaría mover por la gran “ola verde” que se asomaba en la web.

Es muy fácil refugiarse en la masa de las redes sociales. Todavía no se genera un acercamiento político a través de internet hacia los usuarios.

Por eso los jóvenes que hicieron click en Me gusta no acudieron a las urnas (ese 70% se redujo a un 49%), el entusiasmo verde no pasó de las pantallas (34% a 21%… ouch) y la intención de voto no se tradujo en la acción concreta. En pocas palabras, las redes sociales están todavia muy lejos de ser un reflejo confiable de lo que sucede en la sociedad. Sino pregúntele a Mockus. El precio de los girasoles debe haber bajado mucho luego del 31 de mayo.

Caricatura de "matador", publicada en El Tiempo 13/04

PIE DE PÁGINA:

Anuncios
Comments
4 Responses to “Fracaso en 1ra vuelta de la “ola verde” colombiana”
  1. Marco R. Colombier dice:

    Me parece que las redes sociales en estos momentos no son un público global ni mucho menos, sencillamente es un público más que puede tener intersecciones con muchos otros, sin llegar a dividir el mundo en “los que usan redes sociales y los que no.”

    • Lo que sí queda claro es que hay participación en las redes, y posiciones que se toman en ese mismo espacio, que al final no son reflejo fidedigno de actitudes. Pero vaya que las encuestadoras, los medios y gran parte del público se la estaban creyendo. Las tendencias en la web marcaron la agenda pero no fueron determinantes. El anhelo de seguir con la política de lucha que ha tenido Uribe contra las FARC pudo mucho más que la campaña de Mockus.

  2. Adolfo Navarro dice:

    Como dice Gustavo, la participación masiva en las redes nos brindan un panorama aún inmaduro de las preferencias por un candidato. Es fácil darle al botón “Me gusta” o “Retweet”. No explotamos al máximo los beneficios que nos ofrecen dichas herramientas.

    Muchos dejan de lado también el aspecto rural (error que se comete en la mayoría de los paises sudamericanos). Olvidaron considerar el factor “lucha contra las FARC” que ha calado en la población; era obvio que por más que un candidato tenga una trayectoria de cambio positivo en el manejo público e ideas renovadas el proyecto de protección iba a primar.

    Esta situación nos muestra dos aspectos, de los cientos de análisis que cada uno puede obtener: el empleo de recursos virtuales, como herramientas para campañas electorales, ya está comenzando a madurar de manera positiva; sin embargo aún falta mucho para que alcance lo ideal..

    Y el error de las encuestadoras y sondeos fue que tomaron como indicadores una herramienta que todavía no ha madurado lo suficiente para alcanzar -como mínimo- un medidor factible del accionar y preferencias concretas de los votantes.

    Estamos encaminados, pero aún nos falta mucho…

  3. Christian Rivera dice:

    Las alternativas de cambio en la mayoría de paises latinoamericanos parecen ser solo tentativas, sobre todo para los jóvenes. La realidad colombiana se ajusta a la política dura, y la población general parece temer al cambio. Aunque este cambio es gradual, es dificil cambiar la cultura política de toda Colombia. Caso nada lejano al Perú.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: